sábado, 15 de agosto de 2015

La linda enfermera



Y ahí estaba ella, lujuriosa, deseosa de sentir las pasiones más profundas, con alcances puramente carnales…
Ella jugaba con mi mente constantemente, volviéndome loco con cada paso que daba, con cada pintura de labios, con cada sonrisa.
Al mirarla, mi mente se ponía creativa, al imaginarla en un sofá, en una cama, en una mesa, haciéndola completamente mía…

Esta será la noche, no dejaré pasar más tiempo, llevaré a la linda enfermera a comer en un buen restaurante, y será cuestión de tiempo para escuchar sus gemidos… ¿Cómo serán? ¿Fuertes y vibrantes, o suaves y delicados? Aquellas melodías tocarán mis oídos, sea como sea.
En fin, estaba hablando de aquella hermosa enfermera que conocí cuando tuve ese accidente de tráfico. Tuve que usar por un mes una escayola en el brazo, el resto fue unos pequeños golpes y rasguños.
Cuando la vi apenas abrí mis ojos, sentí tocar el paraíso; sus dulces y suaves manos, sus ojos cafés vigilándome, cada apoyo que tuve de su parte cuando me retorcía del dolor, me ponía frenético por ella, y mis ojos se desviaban por cada curva que remarcaba su uniforme. Nunca olvidaré cuando posó su culo al frente de mí para recoger una bolsa médica, ¡mi amigo y yo estábamos muy entusiastas!
Cuando fui a quitarme la escayola, la invité a una cita, pero se hizo la dura, sin embargo, no iba a dejar que eso me desanimara y desistiera de mi idea, no podía, sus perfectos pechos me llamaban a pecar.
Sabes que quieres estar conmigo un yo muy atrevido jugaba con su confianza de paciente- enfermera, no iba a rendirme.
Gracias, pero no respondió sutilmente.
Matas mi corazón, nena- repliqué.Otra vez su sonrisa se asomaba, ¡diablos! Está jugando con lo que queda de mí pensé.
Una semana después, me acerqué de nuevo, con otra jugada muy bien pensada, no podía fallar. Un ramo de rosas, y un agradecimiento sincero delante de sus compañeras, era el plan perfecto. Sí que lo era.
Buenas tardes me acerqué a la recepción con el ramo, cosa  que deja a la recepcionista sorprendida—, me llamo Mauro, fui paciente de Anastasia, quisiera entregarle estas rosas como agradecimiento por sus cuidados cuando lo del accidente.
El chisme no se hizo esperar, y Anastasia, como sus otras compañeras, se enteraron de mi pequeño show para llamar su atención.
¿De qué trata todo esto? preguntó distraída.
Son para ti, tontuela respondió Carmen—, son de aquel chico.
Al voltear, me vio con una amplia sonrisa.
No te rindes, ¿verdad?
No acepto nunca un no por respuesta respondí acercándome más.
Finalmente, fuimos a cenar, y puedo decirles que sus gemidos fueron todo a la vez: vibrantes, suaves, fuertes y delicados, toda una armonía digna de escuchar.



Este relato está participando por el concurso de relatos eróticos " Fantasías Textuales" en el blog "El círculo de escritores".





18 comentarios:

  1. Me ha gustado tu relato, es muy natural y podría suceder en la realidad. Un abrazo y suerte en el concurso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por comentar :D confirmo contigo en que fue natural, no tardé nada en escribir este relato.

      Eliminar
  2. Una enfermera como la descrita hace que me ponga enfermo de deseo.
    Buen relato donde también entra el detalle de las rosas y no solo la lujuria

    Ya me tienes de seguidor y sigo esperando tu TAG escrito a mano..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por comentar :D eso quería transmitir, que por dentro se sintiera ese deseo del chico por la enfermera, y veo que lo logré.
      Saludos, y lo tengo pendiente todavía, se me ha olvidado :P

      Eliminar
  3. Muy bueno. Las enfermeras siempre han sido un mito sexual.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por pasarte y comentar :) Leí su relato y fue muy ingenioso, no me lo esperaba. Saludos.

      Eliminar
  4. Genial. Una historia completamente cotidiana, con un mito erótico como la enfermera. Muy bueno. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Por lo visto estos juegos del gato y el ratón son parte de la condición humana. A mí tanta insistencia me rayaría, y tanto sí pero no ya me habría hecho desistir.
    Saludo!!!

    ResponderEliminar
  6. Los juegos de estrategia del amor no tienen reglas, se trata de obtener lo que se desea al final :) Muy bueno el relato, una historia con visos de realidad muy bien contada.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu apreciación, me alegra de que te haya gustado.

      Eliminar
  7. Un relato ameno y escrito con agradecida naturalidad. No siempre quien la persigue la consigue, pero en el caso de Mauro así fue, su deseo de conquistar a Anastasia se vio felizmente logrado. Erótico simbolismo de la enfermera de pechos y culo de envidia y un desenlace de gemidos dignos de ser escuchados. Muy bueno, Barbara.
    ¡Saludos, Compañera!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu apreciación y comentar :D me alegra que te haya gustado :)

      Eliminar
  8. Bien contado Barbara.
    Algunas profesiones son fuente de erotismo solo con mencionarlas, las enfermeras entre otras.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por comentar, me alegra que te haya gustado.

      Eliminar
  9. Me encantó.
    Muy bien escrito y muy bello.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por comentar, me alegra que te haya gustado.

      Eliminar